Get Adobe Flash player

Transporte y VM

Los ventiladores de transporte surgen ante la necesidad de asegurar la ventilación del paciente fuera de una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), siendo su diseño sencillo y práctico.

El respirador de transporte se usa para mantener un soporte ventilatorio ya establecido, en situaciones en las que es imposible llevar el ventilador fijo, normalmente por motivos de traslado, ya sea intra o extrahospitalario y en circunstancias de urgencia o emergencia para instaurar soporte avanzado “in situ” en el lugar donde se encuentre el paciente.

El transporte de pacientes con ventiladores de transporte conlleva asociado unos riesgos que todo personal involucrado en el mismo debe conocer.

CARACTERISTICAS DEL RESPIRADOR DE TRANSPORTE: TIPOS

Los ventiladores de transporte son relativamente sencillos en sus elementos y manejo en comparación con los sofisticados ventiladores utilizados en la UCI. Para que un ventilador sea considerado de transporte, debe de reunir una serie de características:

1. Operatividad

Modo Ventilatorio: Los ventiladores de transporte son volumétricos, es decir, sólo funcionan con modalidades de volumen y muchos sólo en modo controlado.

Los Mandos o Parámetros: Dependiendo del tipo de ventilador, permiten prefijar: el Volumen Corriente, el Volumen Minuto, la Frecuencia Respiratoria, el Tiempo inspiratorio y/o expiratorioo por el contrario la relación I E, la PEEP y la FiO2.

• La FiO2 viene incorporada en todas las marcas, debe ser ajustada entre 0.21 (Oxigeno ambiente) y 1 (Oxigeno puro). Solo los ventiladores de transporte más avanzados permiten reglar cualquier tipo de FiO2, como son los utilizados para el transporte de recién nacidos en incubadora. Para la mayoría de estos se contempla una nomenclatura para esclarecer la fracción de oxigeno, fundamentada en el efecto venturi, Aire Mixto (corresponde a FiO2 entre de 0,5 a 0,6 u oxigeno más aire ambiente) y Aire no Mixto (corresponde a FiO2 de 1 u oxigeno puro).

• Algunos incluyen en sus parámetros la PEEP. Si el ventilador no dispone de ella podría utilizarse dispositivos externos denominados “Válvula de PEEP”.

• El trigger raramente esta incluido entre sus parámetros, aunque por supuesto, están diseñados para detectar cualquier intento de inspiración por parte del paciente.

2. Manejabilidad

El peso y el volumen del ventilador deberán ser reducidos, puesto que hay que transportarlo junto al paciente. Su peso debe oscilar entre los 3 y 5 Kg. y el volumen no debe exceder de 100 cm2.

Cada mando de programación debe reglar una sola función, facilitando así su utilización. Estos mandos tienen que estar visibles e identificados de fábrica para su fácil manipulación y deben estar protegidos para que sea imposiblecambiar de posición de forma accidental.

3. Resistencia

Los ventiladores portátiles deben ser compactos, consistentes y sólidos pudiendo soportar golpes sin estropearse.

El panel de control deben estar protegido de posibles roturas y los parámetros programados deben tener la máxima fiabilidad, con independencia de los cambios de presión atmosféricos, vibraciones o variaciones térmicas.

4. Montaje

El montaje y desmontaje de las tubuladuras y las válvulas debe ser simple, sencillas de acoplar, imposibles de conectar de forma incorrecta y no deben acodarse o desconectarse en el traslado con pacientes.

Tras la limpieza y la eliminación de accesorios desechables, es recomendable comprobar el buen funcionamiento del equipo con pulmón artificial.

5. Seguridad

La vigilancia de los pacientes conectados a un VM portátil, debe ser extrema debido a la escasez de alarmas de éstos. Para los ventiladores más reducidos, la observación del paciente, monitorización respiratoria, auscultación y la interpretación de la clínica son grandes aliados. Aún así, la gran mayoría de ventiladores poseen un manómetro que refleja el ciclado de presión de la VM, su observación y el ruido característico realizado por los respiradores pueden ayudar a detectar complicaciones.

Para prevenir barotraumas, se suele disponer de una válvula de sobrepresión (válvula de seguridad que se abre al superarse dentro del circuito inspiratorio la presión o volumen prefijado).

Las alarmas que tienen estos ventiladores, y quepor sus características son distintas a la VM convencional, son la alarma de baja fuente de gas (botella de gas vacía) e indicador de baja batería.

Si por alguna razón, se identifica un mal funcionamiento del equipo o nos quedamos sin O2 o batería, hay que ventilar manualmente al paciente con resucitador manual y solventar el problema lo antes posible.

6. Fuente de Energía

Para el traslado de pacientes con VM, se requiere de una fuente de energía fácilmente transportable y cómoda.

Muchos ventiladores de transporte son accionados por energía neumática, proporcionada por oxígeno (O2) o aire comprimido en pequeños reservorios o botellas portátiles, aunque también existen ventiladores que funcionan con una batería eléctrica. Por lo tanto, los ventiladores de transporte pueden dividirse, según el mecanismo de funcionamiento, en dos grupos:

1. Accionados por Oxigeno o Aire comprimido a altas presiones: utilizados en situaciones de emergencia (su funcionamiento depende tan solo de la presión de O2 o aire de una fuente externa, reservorio o bala). Su ventaja es que usa una energía fácilmente transportable en reservorios pequeños,cómoda y barata; sus inconvenientes son que las balas de O2 son pesadas y los ventiladores que las usan, son los más sencillos y carecen prácticamente de alarmas.

2. Accionados por corriente eléctrica: utilizados en el transporte de pacientes críticos de larga duración. Su funcionamiento no depende de una fuente de gas comprimido, aunque necesiten estar conectados a ella para proporcionar O2, sino que son accionados eléctricamente mediante una toma de corriente incorporadas a la unidad. Aún así disponen de una batería interna recargable. Son ventiladores más avanzados y sofisticados.

La enfermera/o encargado del traslado del paciente debe conocer que la duración de la batería depende de los ajustes en el ventilador, las características mecánicas del pulmón y las características del ventilador. Tener en cuenta que la duración de la batería suele ser más corta que la divulgada por las casas comerciales ya que al igual que todas las baterías, sufren un desgaste con el uso.

COMPONENTES Y MATERIAL PARA EL TRASLADO DE UN PACIENTE CON VM

El material necesario para el traslado de un paciente que necesita la utilización de un ventilador portátil debe estar preparado y comprobado con anterioridad. Siempre hay que llevar en un traslado un resucitador manual tipo ambú listo para usar ante cualquier eventualidad. El material necesario, es el siguiente:

1. Reservorio o balas de O2: La ventilación de transporte implica la utilización de reservorios o balas para la ventilación de los pacientes y en muchas ocasiones para el funcionamiento del ventilador. La capacidad siempre viene descrita en la superficie del dispositivo para que pueda ser consultada. A nivel práctico, saber que multiplicando la capacidad del reservorio o bala de O2 (marcada en su superficie) por la presión de carga, se obtendría el gas disponible en litros. (Por ejemplo para una bala de 5 litros que marque 200 Bar = 200 atm su capacidad real es de 1000 litros).

La durabilidad del reservorio dependerá del consumo del paciente y del ventilador portátil, sobre todo si es accionado de forma neumática. Importante, si el reservorio está por debajo de 50 Bar (En la zona roja del indicador de capacidad), se altera el funcionamiento del ventilador, disminuyendo los volúmenes de entrega.

2. Tubuladuras del ventilador de transporte y accesorios: Las tubuladuras transportan el gas desde el ventilador hasta el paciente. Están fabricadas con materiales que impiden su fácil desconexión y acodamientos. Aunque normalmente las tubuladuras, las forma dos tubos, uno para la inspiración y otro para la espiración, en los respiradores de transporte, para facilitar la movilidad del equipo y del paciente, no tienen la rama espiratoria al quedar situada la válvula espiratoria en la “T” del circuito.

3. Válvulas unidireccionales: En el extremo de la tubuladura se sitúa dicha válvula de no reinhalación donde la espiración del paciente no vuelve al circuito sino que es expulsada al exterior.

•Filtros bacterianos: Entre la válvula unidireccional y el tubo endotraqueal del paciente es necesario colocar un filtro bacteriano y humidificador, desechable al igual que en la VM convencional.

•Válvula de PEEP Opcional: usada cuando el ventilador carece de ésta, situada en la salida espiratoria de la válvula unidireccional aunque depende del modelo.

COMPLICACIONES DURANTE EL TRANSPORTE

Las complicaciones más frecuentes que pueden aparecer en un traslado son, la extubación accidental, migración del tubo a bronquio derecho, obstrucción del tubo, fallo de la máquina y fuente de gas y desadaptación al ventilador.

Para evitar la aparición de estas complicaciones, tenemos que llevar a cabo una adecuada planificación consistente en:

Además, el transporte produce en el paciente crítico cambios fisiológicos debido a alteraciones gravitatorias, vibraciones, ruidos, temperatura, etc., que hay que tener en cuenta. En el trasporte aéreo en cabinas no presurizadas, la altitud produce los siguientes cambios:

.El neumotaponamiento, aumenta su volumen al disminuir la presión atmosférica y hay que vigilar posibles desplazamientos del tubo, rotura del globo, o lesiones debido al exceso de presión.

.Igual que le sucede al neumo, el volumen de los neumotórax también aumenta con la altura, por lo que tienen que ser drenados siempre antes de iniciar el traslado y el drenaje tiene que permanecer abierto durante el mismo.

.El Vc también aumenta con el consiguiente riesgo de barotrauma.

Todos estos cambios hacen necesaria una vigilancia extrema del paciente durante los traslados.

PREPARACION DEL PACIENTE PARA UN TRASLADO

Los puntos a tener en cuenta respecto al paciente que se va a trasladar, son los siguientes:

. El tubo endotraqueal tiene que estar bien fijado y comprobada su posición dado que la extubación o migración del tubo se debe normalmente a una mala sujeción y en pacientes mal sedados.

. Sedación: por lo general, es necesario incrementar la sedación y la analgesia del paciente para adaptarlo al nuevo respirador y evitar las molestias inherentes a la movilización.

. Se deberá vaciar el contenido del estómago manteniendo la SNG a bolsa para evitar reflujo gástrico y vómitos.

. Se vaciarán las bolsas colectoras y drenajes y se fijarán adecuadamente.

. Realizar aspirado de secreciones endotraqueales y orales.

. Programación, por parte del médico, del ventilador. En principio se suele mantener los parámetros que ya estaban establecidos antes del traslado.

En lo que se refiere a los cuidados del paciente ventilado durante el transporte, se deben tener en cuenta varios aspectos:

•El miedo, la ansiedad y el dolor, pueden ser causa de desadaptación al ventilador, de ahí, la importancia de la sedoanalgesia.

•Las maniobras más delicadas del traslado son las movilizaciones del paciente. Se deben de hacer de forma cuidadosa y teniendo especial cuidados en la sujeción del tubo endotraqueal.

•La vigilancia del paciente será la misma que en la UCI.

•Vigilar el funcionamiento del ventilador, el nivel de carga de la bala de O2 y aire periódicamente.

•Ante la sospecha de cualquier problema que afecte al aparato respiratorio, deberemos desconectar al paciente y ventilarlo manualmente hasta solventar la eventualidad.

Recordar que el transporte ideal es aquel en el que las actuaciones son mínimas o nulas.

 

Idiomas
English French German Italian Portuguese

Últimos comentarios
This site is protected by WP-CopyRightPro